El cajón de sastre del estudiante proactivo (in Spanish)

Posted on 24/05/2017

En una entrada anterior hablábamos de las becas como el mayor sustento económico para los estudiantes a tiempo completo, los que se dedican en cuerpo y alma únicamente a su formación. Dejamos claro que hay más becas y mucho más variadas de las que se suele pensar, y que no están solamente enfocadas a los estudiantes con las mejores notas de cada promoción, sino que con un currículum bien adaptado a las necesidades de la solicitud y un poco de formación o experiencia extra pueden ser más que suficientes para abrirnos las puertas a muchas oportunidades y, a menudo, a una vía de seguir financiándonos.

Sin embargo, la ruta hacia las becas es larga y requiere que prestemos atención, que estemos al tanto de las noticias y de las convocatorias, que seamos un poco organizados y sobre todo que estemos preparados, ya que muchas veces las convocatorias tienen fechas límite improrrogables e insuficientes si se te viene el papeleo encima. De modo que, primeramente, vamos a ver qué es lo que tenemos que hacer cuando encontramos una beca para así asegurarnos la mayor probabilidad de éxito.

El objetivo de la convocatoria:

Lo primero y más importante que debemos saber es cuál es el objetivo de la convocatoria en cuestión, ya sea una beca, una ayuda al estudio o de investigación, o lo que sea. Normalmente es lo primero que aparece y en él se resume qué intención tiene, a quién está dirigida y -a veces- la dotación económica y otras consideraciones importantes.

Solamente con leer este párrafo de la convocatoria ya sabremos de qué va el tema y si nos merece la pena seguir leyendo o podemos descartarla. Como es lógico, al existir una gran cantidad de becas y una gran variedad de instituciones que las convocan también habrá un enorme número de becas para las que no seremos aptos ya desde un principio. Por ejemplo, si una fundación como el CNIO (Centro Nacional de Investigación en Oncología) convoca unas becas de iniciación a la investigación o de estudios de Máster, solo necesitaremos leer el objeto de la convocatoria para darnos cuenta de que necesitamos por lo menos tener nuestra trayectoria académica centrada en el estudio del cáncer. Aunque, ante la duda, siempre es mejor seguir leyendo ya que quizás acepten estudiantes de toda la rama de Biomedicina, esto nos lleva a la siguiente cuestión.

 ¿Qué requisitos suelen pedirse?

Hemos leído el objetivo de la convocatoria y, al menos aparentemente, nos resulta interesante y queremos solicitarla. El siguiente paso es ir a una sección que suele llamarse “Requisitos” o “Requisitos del solicitante”. Ahí es dónde encontraremos descrito el perfil que busca la institución a la hora de conceder la beca a uno u otro solicitante.

Es difícil de decir exactamente qué es lo que se va a pedir en cada convocatoria, ya que todas son diferentes e incluso cambian de un año para otro. Por lo general en una beca de estudios o de formación los requisitos son del tipo académico (estudios ya obtenidos o curso en el que se encuentra el solicitante), de tipo formativo (cursos o certificados) e idiomas (qué nivel es necesario y qué idiomas). Además, dependiendo de quien la convoque, puede haber otros requisitos más específicos como no sobrepasar cierta edad, estar empadronado en cierta comunidad autónoma, ser de cierta nacionalidad o haber estudiado en una universidad en concreto. Todo ello dependerá de la beca en cuestión.

Por lo general las convocatorias están escritas en un formato muy riguroso y han sido revisadas con mucha atención por lo que, si no entiendes algo o crees que está incompleto, lo más probable es que no lo hayas visto o esté en otra sección. Especialmente las instituciones del gobierno y empresas no suelen dejar cabos sueltos a la hora de convocar ayudas que impliquen un desembolso económico.

De todos modos, si todavía dudas sobre si eres o no elegible para una beca, suele haber un teléfono o correo electrónico de contacto en algún lugar de la convocatoria o en la página de la institución. La persona a la que se te remita trabaja en ayudar a los solicitantes, por lo que no deberías tener ningún reparo en enviarles mensajes y dudas hasta que TODO esté resuelto. Piensa que un pequeño error en una solicitud (como mandar una copia no compulsada cuando debería estar sellada por la secretaría de la universidad) puede suponer la completa descalificación del proceso selectivo.

¿Qué documentación pueden pedirte?

Si crees que cumples todos los requisitos y estás interesado en la beca ya solamente queda ir a la sección de “Documentación”, en la que se describen los archivos que tendrás que enviar y cómo hacerlo, ya sea por correo postal o -más frecuente en los últimos años- por correo electrónico. Del mismo modo que con los requisitos, existen una serie de documentos que suelen pedirse en la mayoría de los casos, pero pueden variar mucho entre convocatoria y convocatoria.

A modo de lista no exhaustiva de documentos que te pueden pedir podemos citar los siguientes: un curriculum vitae (esto es casi siempre esencial y hablaremos sobre cómo hacerlo correctamente en próximos posts), copias de tu matrícula en estudios universitarios, copias de tus títulos o diplomas de cursos a los que hayas asistido, copias de tu DNI o de tu pasaporte, cartas de recomendación (hablaremos de ellas muy pronto), y cartas de motivación son algunas de las muchas opciones.

El cajón de sastre del estudiante:

Como puedes ver, incluso para solicitar una pequeña beca para asistir a un curso en otra ciudad, se te va a solicitar como mínimo un currículum, fotocopias de tu DNI, tu expediente académico y hasta puede que alguna copia de otros certificados como el de empadronamiento o el libro de familia. Algunos de estos documentos los tenemos. Otros hace falta escribirlos manualmente y otros pedirlos a instituciones como tu ayuntamiento de origen. Todo este proceso consume tiempo y paciencia, sobre todo si implica ir a algún registro civil, a la policía a renovar el DNI, a la secretaría de tu facultad o al banco. Sé listo. Una vez tengas un documento así en la mano, escanéalo con buena calidad y guárdalo en una carpeta de tu ordenador. Es más, intenta mantener esa carpeta a salvo teniendo otra copia en un disco externo, un pen-drive o en la nube.

Poco a poco, solicitud tras solicitud, irás teniendo una carpeta que te valga como pequeño cajón de sastre. Ahí tendrás ya escaneados tu DNI, tu matrícula de la universidad, título de inglés… Y en general todo lo que te pueda hacer falta para una solicitud. Cada beca es distinta por lo que muchas veces tendrás que hacer algo de papeleo, pero seguramente ya hayas adelantado trabajo e incluso si te enteras de algo muy tarde, quizás con unas pocas horas sea suficiente para llegar a tiempo y solicitarla correctamente.

¡Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda! Sigue el blog de EDUopinions para más información, consejos sobre cómo escribir tu CV, cómo pedir cartas de recomendación y mucho más . También puedes ayudar a otros compañeros dejando aquí tu opinión. Muchas gracias por ayudarnos a crecer y siéntete libre de comentar en este post para que te demos consejos personalizados siempre que nos sea posible.

¡Descubre opiniones de estudiantes para estudiantes!

¿Eres estudiante? Selecciona tu universidad y da tu opinión.

Written by
Juan A.
Biólogo y Máster en Neurociencias nacido y moldeado en el noroeste ibérico. Alma de científico y naturalista recluida en un cuerpo de Homo sapiens. Fundador del blog de divulgación 'Iguanamarina: Divulgaciones, en plural" y colaborador habitual en el blog de EDUopinions.